El proyecto pretende ser un nuevo icono de la ciudad, creando una fachada que se volverá un envolvente de luz y vegetación, una lámpara urbana. La intervención se ordena en las dos plantas con la agrupación del área de servicios cubierta por paneles iluminados y por una planta abierta frente al mar con paneles móviles que conforman diferentes espacios o bien un área abierta multiusos según preferencia. Los paneles en la fachada permiten controlar la entrada de luz sin perder las vistas. En la planta alta se ha diseñado un espacio que contiene el programa de las oficinas y en el último nivel, se diseñó un espacio para fiestas y eventos, también cuenta con un jardín y una zona semi-cubierta pérgolada.

Ubicación: Luanda, Angola
Año: 2012
Superficie: 940m2
Arquitecto colaborador: Irving de la Rosa